WWW.ANTORCHA.NET

¡¡¡ESTE ARROZ YA SE COCIÓ!!!

Todo parece indicar que la denominada reforma energética se ha consumado. De ahora en adelante irá viéndose si realmente las medidas desesperadas que la administración pública implementó buscando atraer inversiones de gran cuantía al país, funcionan.

He calificado de medidas desesperadas las implementadas en la pomposamente denominada reforma energética, porque en realidad, dejando a un lado los aspectos ideologizantes y las simpatías políticas de cada quien, objetivamente resulta muy dificil el poder entender por qué por un lado se presenta una exagerada cordialidad para con futuros inversionistas expresada en la estructura legal del conjunto de normas que dan cohesión a la susodicha reforma, pero, por otro, es evidente la existencia de pesados controles regulatorios.

Tal pareciese que la administración pública no sabe qué hacer con lo que tiene, y esto si es que conoce a fondo lo que realmente tiene. Pero lo que es aun peor: parece no tener ni idea de cómo enfrentar la problemática de eficientar la producción, distribución y consumo de la energía en sí. Y esto sí que es muy grave.

Hay quienes subrayan, sobredimensionándola, la característica por ellos llamada privatizadora inherente a la reforma. Tal característica es, sin duda alguna, evidente; sin embargo, de aqui a la sobredimensionalización que de ella hacen, hay un enorme trecho. Existe en la legislación aprobada, abundantes trozos de dura regularización que, de llevarse a cabo, sin duda desanimarán los deseos de inversionistas tanto nacionales como extranjeros, de intentar siquiera meterle diente al platillo energético. De esto no me cabe la menor duda. Ahora bien, ¿hasta donde realmente esos candados regulatorios serán activados? Aquí emerge, a mi entender, el gravísimo problema del asunto, en mucho debido a la falta de probidad y descarada corrupción prevaleciente en los altos círculos administrativos tanto del sector público como del privado. Será en este aspecto que deberán realizarse las más feroces batallas de los sectores progresistas, impidiendo que bajo los cantos de las sirenas que ofrecerán el oro y el moro, el pais realmente se vaya al despeñadero. Pero para que esto sea posible es necesario hacer circular toda la información posible, y hacerlo de manera inteligente y accesible a cualquier intelecto, para que la población en su conjunto, al estar cabalmente informada, realmente marche decidida a emprender una lucha en defensa de los energéticos, una lucha que mientras más desideologizada esté, más sólida y contundente será; una defensa en pro de los intereses de todas y todos.

En la conformación de la nueva República que esta llamada a sustituir a la ahora agonizante, acciones como a la que me he referido serán claves para que las fuerzas progresistas retomen nuevamente el lugar que les corresponde, lugar que se ha perdido por un inconfesable número de errores, infantilismos y, desgraciadamente, no pocas traiciones. Aun hay tiempo para buscar enderezar el rumbo, pero, ¡¡¡por favor!!! no mediante llamados simplistas y bobalicones a buscar que las cosas queden igual que antes, porque eso ya no va a ocurrir, y quien opine lo contrario se esta mintiendo a sí mismo.

Es de esperar que entre todas y todos, busquemos respuestas positivas que a todas y a todos nos satisfagan, sin entregarnos amordazados y amarrados a dirigencias políticas que, dígase lo que se diga, han fallado rotundamente a su compromiso con la Nación. Bien dice el dicho que primero cae un hablador que un cojo, y cuántos de nuestros ilustrísimos representantes de las izquierdas se la pasaron echando habladas de que no iban a permitir esto ni aquello; que no se iban a quedar con los brazos cruzados y ... bla, bla, bla, bla ... Ahora ya hemos visto a lo que conduce el andar de habladores. Es urgente, y muy necesario que entre todos tratemos de hacer una reflexión seria de lo ocurrido, para quitarnos esa amargura de derrota y, retomando nuevos bríos, enfrentar el futuro con marcado optimismo.

Actuar tal como lo dice la canción: ya lo pasado ... pasado ... no me interesa, enfocándonos al porvenir, y no encadenándonos en absurdas y ridículas vendettas, quizá entendibles en el mercado político de partidos y votos, pero por completo superficiales y, lo que es peor, muy negativas, de cara al actuar cotidiano de las personas comunes y corrientes que con toda probabilidad deberemos enfrentar un futuro muy complicado, y obviamente, totalmente alejado de si tal o cual instituto político adquiere o pierde el registro.

Por supuesto que entendemos y valoramos la importancia de la representación de las fuerzas progresistas en los congresos locales y en el federal, pero de aqui a centrar toda nuestra atención en ello, realmente hay una enorme distancia. Asi pues, que no se confundan los políticos miembros de tal o cual instituto, una importante parte de la población les queremos y respetamos, pero, por favor, que no se nos malinterprete, porque definitivamente ni estamos bajo sus órdenes ni tampoco buscamos escudarnos tras su representación. En pocas palabras: nos bastamos a nosotros mismos.

Ahora, cambiando de tema, preciso que en esta ocasión incluyo una breve explicación de lo que fue El Compita, Periódico difusor de ideas anarquistas, que mi ahora fallecida compañera y yo editamos, en la ciudad de México, D.F., allá por los años de 1981 y 1982, incluyendo, claro está, los archivos digitalizados de aquel vocero. De igual manera continúo dejando los ejemplares, digitalizados, del semanario anarquista argentino La Antorcha, editado entre los años de 1921 y 1932. Más de trescientos periódicos conforman esa edición cibernética a la cual le he dedicado un tiempo considerable y de la que colocó en esta página inicial la presentación. Continúo también dejando la presentación de la edición virtual de La Eneida de Virgilio, a la vez que incluyo la tercera edición cibernética de la cronología que Chantal y yo realizamos en el ya lejano mes de enero del 2003, y que titulamos De los Tratados de Ciudad Juárez a los Tratados de Teoloyucan.

Asimismo, mantengo mi invitación a quien pueda estar interesado, a consultar:

1.- Mi escrito titulado En recuerdo de un amigo, haciendo click aquí.

2.- Mi escrito El fandango de la Reforma Energética, haciendo click aquí.

3.- El conjunto de reflexiones que realice sobre la Reforma Hacendaria, haciendo click aquí.

4.- El conjunto de reflexiones sobre la Reforma Energética, haciendo click aquí.

Agosto del 2014
Omar Cortés




El Compita
Periódico difusor de ideas anarquistas
Editor responsable: Omar Cortés
Bimestral.







Hace treinta y tres años, mi ahora fallecida compañera Chantal y yo, nos aventuramos en la edición de un periódico cuyo objetivo seria el de difundir tesis, opiniones, ideas y noticias de caracter anarquista. Tras tal objetivo anduvimos mas de un año antes de embarcarnos, de lleno, en tan ambicioso proyecto.

Viéndolo a la distancia, obviamente no eran aquellos los mejores tiempos para coronar con el éxito aquella iniciativa. En el terreno económico, el México de 1981 se encontraba a un paso del despeñadero; en el campo político privaba la confusión en todos los aspectos, y en el terreno propio del anarquismo mexicano eran tiempos aquellos de dolorosas e inevitables metamorfosis.

Las publicaciones, llamémoslas históricas, del anarquismo mexicano, hacian materialmente agua en aquellos días. Por una parte, el vocero Tierra y Libertad, una vez muerto Franco y reinstalada la Confederación Nacional del Trabajo en tierras hispanas, perdia uno de sus principales pilares durante los más de cuarenta años de existencia: el haber sido un órgano de enlace del exilio libertario español por el mundo, y particularmente en América. En efecto, el vocero Tierra y Libertad en mucho dependía de su caracter de herramienta de unión, de cohesión entre el medio libertario hispano que a raíz de la derrota republicana de 1939, terminó dispersándose por el mundo. Fue pues, en un muy alto porcentaje, un instrumento de cohesión entre los anarquistas españoles, por lo que una vez finiquitada la emergencia que le daba razón de ser, quedose a la deriva, e incluso, precisamente por aquellas fechas, en su propio seno, llegó a plantearse la conveniencia de desaparecer como tal, conformándose tan solo como un grupo de afinidad ideológica.

Por otra parte, el vocero Regeneración, órgano que fuera de la Federación Anarquista de México, vivía una situación muy particular debido a tensiones internas que prácticamente habia paralizado su publicación. Además, en los medios, llamémosles externos, publicaciones como Caos, enfrentaban, igualmente, graves tensiones en su interior que de hecho produjeron un rompimiento algo brusco, que desgraciadamente condujo a su finiquitación.

Pues bien, frente a todo este panorama, tuvimos, Chantal y yo, la desacertada ocurrencia de iniciar la edición de El Compita. Resultaba obvio que nuestra idea del periódico no iba a terminar por satisfacer las exigencias del público lector de Tierra y Libertad, Regeneración, ni de Caos. Los habituales lectores de estos medios de información definitivamente no iban, salvo un muy, pero muy reducido porcentaje, a adaptarse a nuestro particular concepto periodístico. Esto era a todas luces evidente, sin embargo, quizá nuestro máximo error fue el no haber delimitado claramente, desde un inicio, nuestras reales posibilidades.


Inmersos, por aquellos tiempos, dentro del cauce de relaciones del movimiento libertario mexicano, no nos era posible el imaginar otras posibilidades de desarrollo, y ello no obstante de que de manera desesperada éramos, quizá los únicos, que nos esforzábamos muchísimo por crear nuestro propio, y permítase el uso de la palabra, mercado de distribución. Sin embargo, en el caso de El Compita, nos dejamos llevar por la corriente y de esto, precisamente, una importante parte del debilitamiento mismo de aquel proyecto.

Recibimos, y es justo el precisarlo, todo el apoyo posible en el seno mismo del movimiento, pero igualmente hubimos de absorver el cúmulo de fricciones, amarguras y bronquillas que contaminaban el ambiente libertario de aquellos tiempos. Y para desgracia nuestra, el entorno económico no era, para nada, favorable para la expansión de nuestras pretensiones. En efecto, los años de 1981 y 1982 no fueron sino el antecedente del mayor descalabro económico que hasta esa fecha había enfrentado México desde la posguerra. El país, en lo económico, simple y sencillamente estalló ante el enorme cúmulo de aceleres, babosadas e increibles e infantiles errores por parte de la administración pública. 1982 representó el año del colapso, del derrumbe de los sueños guajiros de la entrada triunfal al primer mundo. Sin pecar de exagerados podemos afirmar que fue lo ocurrido en aquel año de 1982, el inicio del debacle económico que hasta la fecha, treinta y dos años después, México continúa experimentando.


Pues bien fue en aquellos años que llevamos a cabo el proyecto de nuestro periódico, y por más que hicimos, nos fue imposible el poder salvarlo de la hecatombe económica.

El Compita, no fue producto de un acelere, sino un proyecto pensado con bastante calma y que se inscribía en nuestro desarrollo como editores. Separar a El Compita de Ediciones Antorcha, es algo imposible. Sucedió que en el año de 1980, tomamos la decisión de dar un mayor impulso a nuestra actividad editorial. El plan fue el siguiente: para aquel año, habiamos editado ocho libros, un disco y un casete; esto es, de septiembre de 1975 fecha en la que Ediciones Antorcha publica el Epistolario revolucionario e íntimo de Ricardo Flores Magón, hasta finales de 1979, nuestra producción editorial habia sido muy, pero muy modesta, y ello no obstante que de los ocho libros publicados, cuatro de ellos habían alcanzado reediciones, además, y no esta de menos el señalarlo, eran tiempos aquellos en que nuestras ediciones constaban de un tiraje de tres mil ejemplares. Pues bien, en los últimos meses de 1979, diseñamos un plan para editar, al menos, un libro por mes. El plan era sumamente ambicioso y conllevaba, por lógica, un programa de trabajo bastante intenso por medio del cual buscábamos abarcar un mercado más amplio, lo que conllevaba a extender nuestra distribución a librerias fuera de la ciudad de México. Y dentro de ese programa nos planteamos que, en el caso de que tuviésemos el porcentaje de éxito que esperábamos, iniciariamos, de inmediato, nuestro proyecto de edición de un periódico. Pues bien, por fortuna y no sin antes sudar la gota gorda, logramos alcanzar el porcentaje de éxito que nos habiamos fijado, y de ello se desprendió el inicio de nuestra publicación El Compita, misma que siempre estuvo ligada a los ingresos propios de nuestra editorial, Ediciones Antorcha.

El trabajo para la edición de El Compita fue, desde siempre, agobiador pero, paralelamente, muy satisfactorio. Recordar todo lo que hicimos para editar el periódico me llevaría muchísimo espacio, porque son muchos, pero muchos los bellos recuerdos que guardo de la labor que Chantal y yo realizamos para tal fin. Todo, absolutamente todo, lo haciamos juntos, entendiéndonos con sólo vernos los ojos, sin que fuera necesario cruzar siquiera una palabra.

Por supuesto que el contenido del periódico refleja, en cierto sentido, no sólo nuestra particular visión de lo que debería ser un vocero libertario en el México de principios de la década de 1980, sino también presenta una idea del ambiente político de aquellos días, particularmente en el proceso denominado de Unión de Izquierdas que por aquellos años permeo sensiblemente a la clase media de la ciudad de México, y mediante el cual buscábase consolidar un instituto político lo suficientemente amplio como para ofrecer alternativas viables a la población. Quizá, producto de aquel proceso lo sea el alto nivel de votación que los partidos de izquierda logran en la denominada zona metropolitana, e incluso es probable que sin el desarrollo de aquel proceso pro-unitario, dificilmente la izquierda mantendria el alto consenso que en la actualidad mantiene en la ciudad de México. Pues bien, existen en El Compita algunas reflexiones sobre este tema.


Otros asuntos muy sonados en aquella época lo fueron, tanto la famosa Ley Marcial de Polonia, al igual que la invasión británica a las Islas Malvinas, mismos que fueron puntualmente tratados en El Compita.

Ahora bien, no obstante que desde antes de la aparición del primer número expedimos una circular pidiendo abiertamente colaboración mediante escritos o reportajes, la verdad fue que la respuesta recibida fue muy escasa, por lo que siempre estuvimos limitados en cuanto a material a publicar. Además, algunas colaboraciones nos llegaban en francés, otras en inglés y muy pocas en italiano. En cuanto al francés y al inglés, Chantal, que manejaba ambos idiomas a la perfección se encargaba de la traducción, colaborando yo en lo que a redacción de estilo se referia. En cuanto al italiano, entre los dos nos haciamos bolas y mal que bien lográbamos textos comprensibles.

La diagramación del periódico, corria en un altísimo porcentaje, a cargo de Chantal, y la corrección de galeras y pruebas finas las haciamos en conjunto.

Para la distribución, utilizábamos los canales propios de nuestra editorial, añadiendo las ayudas de algunos individuos que se acometian a distribuir el periódico en sus zonas de residencia, ya en el interior de la República Mexicana e incluso en otros países.

Sin embargo, y a pesar de todos nuestros esfuerzos, el proceso inflacionario que durante 1982 empezó a gestarse, nos hizo la vida imposible, ya que los gastos de producción de El Compita comenzaron a aumentar de manera harto considerable. Aguantamos hasta donde pudimos, porque cuando el déficit del periódico empezó a reflejarse en los resultados económicos de nuestra editorial Ediciones Antorcha, no dudamos ni un segundo en suspender su publicación. Habia que actuar de manera contudente, ya que de lo contrario, Ediciones Antorcha terminaria pagando los platos rotos, y eso definitivamente no lo íbamos a permitir. Asi que, con todo el dolor de nuestro corazón tomamos la decisión de suspender la edición de El Compita hasta bque las condiciones nos fuesen favorables. Por desgracia esto nunca sucedio ya que la crisis se profundizaría muchísimo mas.

He intentado en vano, revisar los archivos de El Compita, conformados básicamente por cientos -y no es exageración-, de cartas y circulares, así como de las respuestas que recibíamos. No he podido hacerlo porque el solo intentarlo me desmorona anímicamente, y no veo caso alguno en auto-torturarme. Si mas adelante llego a asimilar la pérdida de mi compañera y la revisión de esas cartas, circulares y sus respuestas no provoca en mi ese maldito nudo en la garganta que me impide respirar y hace que mis ojos se llenen de lágrimas, entonces veré la forma de dar a conocer esa experiencia que quizá pueda servir a alguien en la actualidad. Pero mientras eso sucede, si es que sucede, me concreto a colocar aquí, en la Hemeroteca Virtual Antorcha los archivos digitalizados de los seis números que Chantal y yo editamos de El Compita, advirtiendo que realmente se trata de archivos superpesados, y la razón de su exagerado peso radica en que son archivos PDF a color, porque cuando editamos El Compita, buscando distinguirlo de las demás publicaciones, optamos por imprimirlo con tinta color azul, aunque en un inicio hicimos pruebas con tinta color sepia y guinda, finalmente optamos por la tinta azul por considerarla mucho más legible. Asi, al digitalizar los periódicos, mi interés se centró en que la digitalización fuese fiel con el original, lo que conllevo al aumento de peso del archivo PDF. Además, también incluyo aqui el indice del contenido de cada uno de los números para que quien este interesado en leer o consultar algún tema en especial, pueda hacerlo directamente y de manera racional.


Vuelvo a externar mi llamamiento a evitar, en lo posible, a ponerse a bajar los archivos del periódico simplemente por bajarlos. La principal razón de elaboración del indice de contenido radica precisamente en facilitar a los posibles consultantes, los temas que quizá sean de su interés. No hay razón pues para hacer un bajadero a lo loco.

Agosto de 2014
Omar Cortés








N° 1

Julio-Agosto 1981

Contenido

  • Irlanda Outta control. Autor: P. Paolo Goegan.
  • Kronstadt 1921.
  • Aproximaciones para una pedagogía cotidiana. Autor: Jorge Gomez Santamaria.
  • Balance y crónica para un tiempo mejor. Autor: Aurelio Xemi.
  • Bulgaria 1969-1979. Autor: Meraklia.
  • Una página del recuerdo. Autor: Blas Lara.
  • Uruguay: Lo que va de ayer a hoy.
  • Notas internacionales.
  • Hemerografia anarquista de México.
  • Guerra al burocratismo. Autor: Valentín Petrovich Kataev.
  • Esbozo del movimiento anarquista en Francia.
  • Una opinión del compañero Jiménez desde Australia. Autor: A. Jiménez.
  • Cienfuegos Press.
  • De lo que hubiera ocurrido si la madrastra de Blancanieves rompe el espejo. Autor: Nosferatu.
  • Una labor digna de difundirse. Autor: Aurelio Cheesa.
  • Notas nacionales.
  • La verdadera historia de la A encerrada en un círculo. Autor: Amadeo.
  • A casitas y burdeles muy afectos son los fieles. Autor: Fernando Pérez Salazar.
  • El anarquismo ha sufrido una gran pérdida: Senya Fleshin ha muerto.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico El Compita




N° 2

Septiembre-Octubre 1981

Contenido

  • Editorial
  • Anarquismo latinoamericano: problemas y perspectivas. Autor: Floreal Castilla.
  • Los comuneros revolucionarios. Autor: Wiebieralski.
  • La Colección Labadie. Autor: R. G. Stewart.
  • Impresiones sobre El Compita N° 1.
  • Teoría y práctica del feminismo. Autor: Luis Angel Martínez Díaz.
  • El anarquismo en Alemania del Este 1945-1955. Autor: Juan Barrué.
  • Odio. Autor: C. Vega Alvarez.
  • Ediciones Antistato.
  • Una página del recuerdo. Autor: J. Garcés.
  • La Comuna de Leningrado.
  • Venezuela subterránea. posibilidades y características de un anarquismo a la venezolana. Autor: Isidro Maltrana.
  • La sociedad burocraciana. La burocracia societaria versus/o lo que es lo mismo: totalitarismo a medio camino. Autor: Aurelio Xemi.
  • Notas internacionales.
  • Algunas refexiones acerca de la fusión de las organizaciones de izquierda.
  • Sobre la independencia. Autor: Librado Rivera.
  • Los anarquistas a través de las películas. Autor: Pietro Ferrúa.
  • Pacific Street Films. Autor: María Rodríguez Gil.
  • Una polémica: La votación.
  • Hemerografía anarquista de México.
  • Desde Grecia. Autor: Panayotis.
  • Los que se van. Jesús Hernández Rojas. Autor: Marcos Alcón.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico El Compita




N° 3

Noviembre-Diciembre 1981

Contenido

  • Editorial.
  • Una gran unión. Autor: Marianne Enckel.
  • Ecuador: el Estado cómplice. Autor: Washington Torres.
  • Puente de comunicación.
  • Reportaje desde Dinamarca. Autor: Antonio Salcedo.
  • Sobre la sociedad yugoeslava. Autor: Brz Broz.
  • Entre fuego y volcán. Autor: Juan Francisco Abad.
  • Historia del grupo Iztok.
  • Ruta: Testimonio de medio siglo de anarquismo en España y el exilio. Autor: Quipo Amauta.
  • Notas nacionales.
  • Sobre la cuestión indígena. Autor: Aurelio Xemi.
  • La argentinización de USA. Autor: C.P. Otero.
  • El asesinato de Carl Harp. Autor: Scott Weinstein.
  • Reflexiones sobre la unión de izquierda.
  • Páginas del recuerdo. Autor: Manuel Sánchez Sosa.
  • Hemerografía anarquista mexicana.
  • Escritores anarquistas de latinoamerica. Autor: Carlos Rama.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico El Compita




N° 4

Enero-Febrero 1982

Contenido

  • Editorial.
  • Polonia.
  • Una voz sin amo: Radio Libertaire sur 89.5 Mhz. FM.
  • El imperio de la bestia.
  • Nueva Caledonia.
  • Informe desde Irlanda. Belfast Anarchist Colective.
  • ¿Hacia una epistemología del anarquismo? Autor: Pietro Ferrúa.
  • Una página dolorosa del anarquismo francés: el asunto Fontenis. Autor: Vincent.
  • Rivista anarchica
  • Presentación del C.P.C.A. Autor: Luc.
  • El movimiento anarquista coreano. Esbozo desde los orígenes hasta 1981. Autor: Sam Dolgoff.
  • De Grecia.
  • Puente de comunicación.
  • Radiografia de un anarquista. Autor: Manuel Sanchez Sosa.
  • Remembranzas de un Veracruz de ayer. Autor: J. Garcés.
  • Reflexiones sobre la unión de izquierda.
  • El P.R.T. tiene candidato.
  • El derecho económico. Autor: Georges Gurvitch.
  • Colores. Autor: Jorge Lombardo.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico El Compita




N° 5

Marzo-Abril 1982

Contenido

  • Editorial.
  • Nuestra alternativa: ¿federación o confederación?
  • Acción Directa, un programa de radio de la I.W.W.
  • Reflexiones sobre la unión de izquierda.
  • Polonia.
  • Una opinión sobre el anarquismo italiano. Autor: Ludovico Fenech.
  • Ecuador. Decreto 1150. Autor: Washington Torres P.
  • Murray Bookchin por Murray Bookchin. Autor: Murray Bookchin.
  • Un seminario sobre anarquismo en Nueva York. Autor: María Rodriguez Gil.
  • Pietro Ferrúa y el 1er. Simposio sobre anarquismo.
  • La otra cara del desarrollismo mexicano.
  • La contracultura en Berlín. Autor: Pierre Lipschutz - Ina L´Orange.
  • Holanda: Breve viaje en el firmamento pacifista. Autor: Mauro Suttora.
  • Los radios libertarios, fresca brisa que sopla en nuestros medios.
  • De Finlandia. Musta Tuuli.
  • El anarquismo en Australia.
  • Volonté anarchiste. Grupo Fresnes-Antony (Francia).
  • Seme anarchico. Autor: Ivan Guerrini.
  • El incendio de la libreria Imagine o la derecha francesa en acción.
  • Alusión al militarismo y al antimilitarismo en Italia.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico El Compita




N° 6

Mayo-Junio 1982

Contenido

  • Editorial.
  • Las Malvinas.
  • Nuestra alternativa económico-social: La cooperativa.
  • Polonia.
  • ¡Bravo por Radio Libertaire!
  • El liberalismo turco a la sombra de las bayonetas. Autor: Ahmet Insel.
  • Represión y violencia en contra de pueblos indios. Autor: Estrella Fugaz.
  • Elecciones en Costa Rica. La farza se repite. Autor: Gerardo Ureña.
  • Polonia en un callejón sin salida. Autor: P. Fremeaux.
  • El anarquismo en Canadá. Autor: Félix Alvarez Ferreras.
  • Abdel: Un anarquista tunecino. La dificultad de ser anarquista en un país subdesarrollado. Autor: Abdel.
  • Hermoso Plaza y el sindicalismo.
  • Las ligas campesinas en Brasil. Autor: Edgar Rodrígues.
  • Reflexiones sobre la unión de izquierda.
  • A todos aquellos que luchan por una sociedad más justa.
  • La Comuna de Grasciano en Italia. Autor: Nino Censoni.
  • El C.I.R.A. abierto de nuevo.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico El Compita




Haz click aquí, si deseas acceder al catálogo de la Hemeroteca Virtual Antorcha.



Índice de La Antorcha periódico anarquista argentinoAño 1921Año 1922Hemeroteca Virtual Antorcha

LA ANTORCHA
(Semanario anarquista argentino)

1921 - 1932


PRESENTACIÓN




En el devenir histórico del movimiento anarquista a escala internacional, la región argentina ocupa, sin duda alguna, un puesto de considerable importancia.

Fue a mediados de la década de 1970 cuando, a raíz de la oportunidad de haber podido escuchar las opiniones de Diego Abad de Santillán, quien por aquellos tiempos estuvo en México escribiendo un libro sobre la Revolución mexicana, pudimos -mi ahora fallecida compañera Chantal y yo-, escuchar su tesis de que el movimiento anarquista argentino había tenido similar o más importancia aún que el propio movimiento anarquista en España. Esa opinión, expresada por una persona muy tendiente a considerar el anarquismo como una ideología genéticamente relacionada con lo español, puesto que Santillán era uno de tantos compas hispanos que pregonaban la idea de que el anarquismo iba estrechamente unido al carácter y a la esencia misma de lo español, generó un gran impacto tanto en mi compañera como en mi. Algo había de haber en el movimiento anarquista argentino para que Diego Abad se hubiese expresado como se expresó. Asi que, desde aquel entonces, Chantal y yo nos dimos a la tarea de indagar qué demonios se escondia tras lo dicho por Santillán.

Poco a poco fuimos atando cabos percatándonos de la enorme razón que asistía a Diego Abad en sus decires. En efecto, el anarquismo en Argentina llegó a alcanzar grados multitudinarios, esto es, llegó a constituir un movimiento que abarcó a enormes capas de la población, e incluso llegó a haber zonas en las que su predominancia fue cuasi absoluta. Sin embargo, resultaba un tanto curioso que todo esto se mantuviese, por lo menos durante aquella época de 1970, por completo olvidado. Parecía ser que a poquísimas personas les interesaba escudriñar sobre esa historia.

No obstante que la naciente generación de libertarios mexicanos o residentes en territorio mexicano, de mediados de la década de 1970, intelectualmente mamamos de lo que nos llegaba de Argentina. Me refiero a lo editado por las editoriales Americalee, Proyección, y Reconstruir, cuyas obras era posible encontrar en algunas librerias de la ciudad de Mexico, pareciamos no percatarnos de la trascendencia que en la historia del anarquismo tuvo la región argentina en cuanto punto de emisión de propaganda y de ideas enlatadas en libros, periódicos y revistas.

Pero, no podia ser de otra manera, ya que la inexistencia de una colonia de anarquistas argentinos en México, evitó que alguien nos condujera pacientemente, develándonos la, para nosotros, desconocida historia. Esa, y no otra fue la razón de nuestra lentitud para intentar asimilar, por nosotros mismos, sin la ayuda, guía o colaboración de otros, esa nebulosa historia del anarquismo argentino.

De entonces acá han pasado ya casi cuarenta años y los que en aquel entonces éramos jóvenes dinámicos y ansiosos de conocer y experimentar, somos ahora personas de la tercera edad, por decirlo de una manera elegante y en consonancia con los tiempos actuales, aunque lo correcto y sincero seria precisar que ahora somos los viejos, a quienes nos queda la posibilidad de trasmitir, de la manera que podamos, nuestras experiencias y descubrimientos a quienes puedan llegar a interesar. Y el trabajo que aquí realizo en la Hemeroteca Virtual Antorcha, ha de concebirse dentro de esa dinámica. La colocación de los archivos digitalizados del periódico anarquista argentino La Antorcha no tiene más objetivo que el poner al alcance del interesad@, el enorme acervo de información contenido en esta publicación.

Surgida en un momento de efervecencia libertaria, no sólo en Argentina sino en el mundo entero, generada por el desarrollo revolucionario ruso, La Antorcha, cuyo primer número aparecería el 25 de marzo de 1921, esto es, a inicios de la denominada era de los años felices, representará las opiniones y tendencias de un importante núcleo del anarquismo argentino que, rivalizando con otros grupos, hacíales varios reproches, entre los que destacaban tanto su proclividad hacia el centrismo dirigentista y, paralelo a ello, su labor obtruccionista de cara a otras alternativas o posibilidades en el interior mismo del movimiento anarquista. De más está el señalar que el agrupamiento a quien se destinaban tales reproches y críticas no era otro, en el campo de las publicaciones, que La Protesta, emblemática e histórica publicación anarquista argentina cuya existencia remontábase a principios del siglo XX.

El núcleo promotor de La Antorcha, arremetía con cierta dureza y, por qué no precisarlo, en algunos casos de manera bastante injustificada, contra La Protesta, acusándola de realizar una solapada labor dirigentista, al centralizar posibilidades y toma de decisiones fundamentales para el desarrollo del movimiento libertario argentino. Tal fue, pues, el discurso que dio razón a la existencia de La Antorcha.

A años luz de contar con las posibilidades con las que contaba La Protesta, los editores de La Antorcha lograron compensar sus evidentes carencias con la implementación de agresivas e impactantes campañas publicitarias que denotaban su chispa e inteligencia, además, y es muy impotante no perderlo de vista, su enorme entrega a la causa libertaria.

La creatividad mostrada, desde un inicio, por el núcleo editor de La Antorcha, paréceme algo indiscutible; al igual que su virulencia propagandística y militante. Personas que tenían muy claros sus objetivos y, también, que con precisión ubicaban los diques o piedritas del camino a las que había que pulverizar para abrir brecha. Una militancia fogueada en la acción, a la que no le temblaba la mano para decidir la vía de avance, y poco tendiente a perder el tiempo en disquisiciones filosóficas, configuraban el aguerrido núcleo editor.

Existe en la actualidad la errónea visión que pretende ligar el devenir de esta publicación concretamente con tres individuos: Rodolfo González Pacheco, Teodoro Antilli y Alberto Bianchi, a quienes llega a considerárseles el alma misma de La Antorcha. Sin negar la enorme importancia que tales personajes guardan en el desarrollo de este periódico, de ninguna manera, ni bajo ningún concepto, me es posible aceptar esa, en mi opinión, errónea tesis. Pacheco, Antilli y Bianchi no son sino tres individuos más de un núcleo que desarrollaba su potencialidad atendiendo a otros factores. La comprobable existencia de muchas personas, con nombres y apellidos, asi como de otras muchas anónimas, es evidente en el desarrollo de esta publicación. Y no podia ser de otra manera ya que, precisamente, una de las severas críticas que el núcleo editor de La Antorcha hacia a La Protesta era la de tener en sus puestos de dirección a personas que eternizábanse en ellos, sin procuparse en poner en práctica el constante relevo en los diferentes puestos y actividades, que debía, en su opinión, caracterizar la dinámica propia de lo libertario, de lo anarquista. Su tendencia al estancamiento y por ende al envejecimiento y al burocratismo, era un punto que constantemente los de La Antorcha le echaban en cara a los de La Protesta.

De que en La Antorcha se efectuaron varios cambios en cuanto a los administradores del periódico, eso fue evidente. De las fichas y consultas que realice al preparar la edición virtual de este vocero anarquista, pude constatar los siguientes cambios en su administración:

Del N° 1 hasta el N° 10, ejerce el cargo de administrador del semanario, Pedro Rebolledo, quien sería sustituído por Juan Ceriotti, mismo que duraría en el cargo hasta el N° 52, cuando sería relevado por Angel Petrarca, quien se mantendría como administrador de La Antorcha, hasta el N° 118. A continuación, sería sustituido por Pascual Chiarella, quien permaneceria hasta el N° 157, para ser sustituido por Alberto S. Bianchi, quien estaria al frente de la administración hasta el N° 183, siendo relevado por Rodolfo González Pacheco, quien fungiría en el cargo de administrador hasta el N° 212, para ser sustituido por Simplicio de la Fuente, mismo que se mantendría hasta el N° 237, cuando entraría como administrador Horacio Baradaco, manteniéndose en ese puesto hasta el N° 240, cuando es nombrado administrador de La Antorcha, Donato A. Rizzo, el que duraria hasta el N° 311, cuando lo sustituye Alberto S. Bianchi, quien, sorprendentemente repite en ese cargo, sin embargo tan sólo estará al frente hasta el N° 314 que representa la finalización del proceso de edición de La Antorcha. Desgraciadamente me fue imposible ubicar algún dato o referencia que indicara el por qué de esa repetición, en un cargo que durante más de once años fue de relevo constante, sin que se hubiese presentado el fenómeno de la repetición. Alguna causa de considerable peso ha de haber existido para que esto se produjera.

También, en lo referente al domicilio de la publicación, logré entresacar de lo expresado en diferentes números, seis domicilios que sirvieron de oficinas de La Antorcha. Sarmiento 3239; Alsina 3223; Tacuari 653; Estados Unidos 3545; Rioja 1689; y, Venezuela 4146.

En cuanto a colaboradores regulares de la publicación, la lista es muy grande, pero podemos recordar los nombres de Rodolfo González Pacheco; Teodoro Antilli, quien, por cierto, fallece a mediados de 1923, sin embargo y por la gran estimación que parece ser le guardaban los miembros del grupo aglutinado en La Antorcha, sus escritos continuaron publicándose a través de muchos de los números posteriores a su muerte. Igual atención debemos de tener sobre Mario Anderson Pacheco; Severiano Domínguez; Simplicio de la Fuente; Helios; Jacobo Corro; Alberto S. Bianchi; María Alvarez; Anatol Gorelik; Vilkens; Fernando del Intento; Gastón Leval; George King; Horacio Badaraco; Eugenio Almada; Jacobo Prince; Emilio Meza; E. Bazal; Angel Petrarca, Luis Bertoni, Luiggi Fabri; E. Armand; Victor Yañez; Francisco Martínez; E. Roqué; José Tato Lorenzo; Jorge Galart; E. Hernández; Severine; Antonio Pérez; Miguel A. González; Antonio Lizárraga; Valentín de Rol; Tomás Soria; Manco Kapac; Crotto Pérez y muchos más. Todos con nombre y apellido, porque, además, encontrábanse los que de manera anónima también ponían su granito de arena en la construcción de este medio informativo.

La labor realizada por el núcleo editor de La Antorcha abarco muchas facetas.

Sus tenaces campañas en pro de las liberaciones de Sacco y Vanzetti; Ricardo Flores Magón y Librado Rivera; Ascaso, Durruti y Jover; y, Radowitzky, fueron sorprendentes muestras de solidaridad. En estas campañas, además de la constante difusión de la problemática que enfrentaban los defendidos, iniciábase, de manera paralela, una campaña de recopilación de fondos buscando atenuar las precarias situaciones tanto de las víctimas al igual que de sus parientes o seres queridos cercanos. Por ejemplo, en el caso de la campaña emprendida por La Antorcha en favor de la liberación de Ricardo Flores Magón y Librado Rivera, quienes encontrábanse prisioneros en Leavenworth, Kansas, E.U., abriose, igualmente, una campaña de recolección de fondos para completar pago de fianza y gastos de defensa jurídica. Pues bien, a raíz de la muerte de Ricardo Flores Magón en el interior de la prisión, La Antorcha, explica puntualmente el destino de los fondos hasta aquel momento recabados, precisando su destino.

En el plano cultural, la labor realizada por este núcleo anarquista fue realmente esplendorosa, puesto que la misma se expresó tanto en el montaje, difusión y realización de obras teatrales -principalmente las escritas por Rodolfo González Pacheco-; en veladas artísticas literarias donde se realizaban recitales poéticos, conferencias y charlas-debate sobre temas artísticos del momento, e incluso llegaron a realizar cíclos de proyecciones cinematográficas -en aquella época de la segunda década del siglo XX-, a las cuales agregábase la particularidad de la charla-debate de la película exhibida. Esto, que en los tiempos actuales no representaria mayor problemática, debemos situarlo en la década de 1920, cuando no ha de haber sido fácil el hacerse de un proyector de películas, ni tampoco lograr el alquiler de un recinto acondicionado.

En el terreno propio de la propaganda y la agitación, el núcleo de La Antorcha, también realizaba una labor muy destacada, ya que a los mítines y manifestaciones, unía las, para ellos imprescindibles, charlas-debate. Incluso llegaron a aventarse la puntada de organizar una charla-debate contra enemigos políticos, alquilando un teatro e invitando a la gente interesada a asistir para que pudiese cotejar las diferentes opiniones sobre puntos específicos. Es más, su ansiedad por debatir todo, llevoles a organizar una charla-debate contra todos los que estuviesen en contra de lo que ellos planteaban, precisando que en tal dia y a tal hora, fulano, zutano y mengano, miembros del nucleo editor de La Antorcha, iban a estar presentes para debatir con todo aquel que quisiese presentarse, sobre el tema que se propusiese.

Otra labor, cuyo desarrollo fue muy interesante, lo constituyó la organización de pic-nics, en cuanto recurso para allegarse fondos. Incluso llegaron a organizar un crucero anarquista, fletando una embarcación. Esa actividad, prodújoles un soprendente acopio de recursos, ya que a tal crucero llegaron a inscribirse quinientas veinte personas, con donación realizada, o, si se prefiere, con boleto comprado.

Las giras de propaganda fue otra de las actividades constantes realizadas por este núcleo. La finalidad, por supuesto, centrábase en ampliar la difusión y, por ende, el radio de acción de La Antorcha. Dentro de estas giras propagandísticas, adquirirían particular relevancia la realizada en Chile que generó persecuciones y muchos contratiempos al conferenciante que encabezó aquella gira, esto es, a Rodolfo Gonzalez Pacheco; igual acontecería con la realizada durante la misma época, pero teniendo como destino el Norte de Argentina, por Alberto Bianchi, y la que Severiano Domínguez encabezó en la Pampa.

Fue precisamente por esa constante y tenaz labor de giras propagandísticas que La Antorcha, llegó a sentar sus reales en muchas zonas territoriales de Argentina, puesto que por lo general una de las labores paralelas a la gira, era la creación de comités o agrupamientos afines, esto es, pequeños grupos locales ligados regionalmente entre si y de manera, digamos nacional, con el núcleo de La Antorcha radicado en Buenos Aires.

En cuanto a las secciones del periódico, destacan, en mi opinión, las denominadas Notas, Notas administrativas y el Pequeño Correo de La Antorcha. La primera porque contiene un auténtico tesoro de información de las actividades anarquistas, tanto en Argentina como en otras regiones del mundo; la segunda porque constituye un importante referente en cuanto a la situación financiera de la publicación; y, la tercera, porque plasma el sentido humano de las personas relacionadas con este nucleo anarquista.

Ciertamente, la sección de Notas administrativas es, quizá, una manera puntual de poder realizar un acercamiento a La Antorcha, ya que por su conducto nos es posible profundizar en su problemática financiera y, sobre todo, en cómo buscaba superarla.

Uno de los principales problemas que hubo de enfrentar La Antorcha durante todo su desarrollo, se centró en la diversidad de actividades que desarrolló. En efecto, La Antorcha lejos, muy lejos estuvo de ser única y exclusivamente el proyecto de edición de un periódico, sino que sus actos y objetivos en mucho, pero en mucho rebasaron eso. De hecho, el pluriactivismo de este núcleo anarquista conllevole a contaminar, por decirlo de alguna manera, su desarrollo normal en cuanto publicación semanal. Con esta afirmación me refiero a que si bien llegó a tener una considerable fuente de ingresos, producto de ventas, suscripciones, donaciones y captación de recursos mediante actividades paralelas como lo fueron rifas, venta de libros y actividades culturales y recreativas, de la misma manera tenía un elevado nivel de gastos no relacionados cien por ciento con la publicación en sí, sino que se realizaban para mantener el conjunto de actividades propiamente políticas del núcleo, llamémosle, antorchista, lo que, por supuesto, en más de una ocasión desequilibraba gravemente las finanzas de la publicación, orillándola a tener que convivir con un constante y, a veces, angustiante deficit, mismo que en vez de reducirse tendía, por lógica, a incrementarse conforme las actividades del nucleo se agrandaban.

Los balances económicos reproducidos, con cierta continuidad, en las páginas del semanario, se convierten en una valiosísima fuente de información al respecto.

Centrándonos ahora, exclusivamente, en la labor política que el núcleo de La Antorcha desarrollaba al interior mismo del movimiento anarquista argentino, nos percataremos del enorme desgaste que sus actividades generaban para el mismo, debido al continuo forcejeo de lucha política interanarquista.

Las diferencias con los núcleos o agrupaciones divergentes, llegaron a ser de tal magnitud que incluso provocaron choques violentos, y en algunos casos hasta sangrientos. Ejemplo de esto último lo tenemos en la agresión perpetrada en contra de las oficinas de un vocero muy cercano al núcleo de La Antorcha, esto es, al periódico Pampa libre, el cual fue agredido por núcleos anarquistas opuestos y de cuya agresión resulto muerto un militante de la Federación Obrera Regional Argentina, cercano colaborador del periódico La Protesta.

Abordar los pormenores de este triste episodio no son objeto de esta presentación, por lo que quien esté interesado en ello, puede enterarse de todo este asunto consultando los números de La Antorcha aquí incluidos.

Esos tristes y, al parecer, inevitables enfrentamientos, constituyeron el pan de todos los días en el devenir histórico de La Antorcha. La constante polémica entre corrientes anarquistas, con frecuencia llegaba a rispideces de agresividad bastante pronunciada.

Hay quienes ven en esto una notoria pugna por el poder, y habemos quienes lo vemos como una lógica consecuencia del desarrollo de un movimiento multitudinario en el que se agitan pasiones, opiniones, objetivos y tendencias divergentes que, por lógica social, tienden, de vez en vez, a producir choques de más o menos consideración.

Esto, que es algo completamente natural en el desarrollo de amplios movimientos sociales, y que de ello no hay que alarmarse, ni buscarle, como se dice comunmente, tres pies al gato, adquiere caracteres de tragedia bajo otras ópticas.

No se trata, pues, de sacar conclusiones precipitadas, ni mucho menos de jalar agua al propio molino, tendencia seguida, en mi opinión, por quienes, santigúandose, ven tales enfrentamientos como el sumum del pecado, cuando no buscando en ello la justificación de ciertas actitudes ideológico-políticas. ¡Es la lucha por el poder!, gritan, rasgándose las vestiduras y, autoflagelándose, buscan, mediante absurdas penitencias ideológicas, exorcisar los presentes demonios del autoritarismo; mientras otros, más cínicos aún, se empeñan, con disimuladas sonrisas, en buscar demostrar, a propios y extraños, mediante esas pugnas, la validez de sus principios autoritarios, señalando la inevitabilidad de lo que ellos denominan la lucha por el poder.

En realidad, y vuelvo a repetirlo, estas, llamémoslas actitudes discordantes, vienen a ser consubstanciales en el desarrollo de cualquier movimiento de carácter político-social, sea cual sea la bandera ideológica que le guíe, y no debemos extrañarnos de ello, sino aceptarlo como lo que es: una manifestación acorde a la dinámica social de determinados agrupamientos humanos.

Pues bien, La Antorcha, o mejor dicho, el núcleo que la editaba, estuvo constantemente bajo la terrible presión que tales conflictos generan, lo que, por supuesto, traía consecuencias a su basamento de finanzas, ya que en no pocas ocasiones fue objeto de boicots abiertos u ocultos por parte de sus oponentes. Y hablar de boicots en aquella época no era asunto de poca monta, ya que cuando alguna organización declaraba un boicot a alguna publicación en especial, este, por lo general, era cabalmente cumplido por sus miembros y simpatizantes, ocasionando severos daños. Y contra La Antorcha, en más de una ocasión produjéronse llamados de boicot en su contra entre las organizaciones obreras y gremiales inmersas, sí, en los medios anarquistas, pero no afines a la causa ideológica del, permítaseme así llamarlo, anarquismo antorchista.

En cuanto a la postura de este vocero en relación con la tendencia proclive a la violencia en el seno del anarquismo, cabe precisar que, efectivamente, si nos atenemos, por ejemplo, a la constante y repetitiva reivindicación de personajes como Kurt Wilckens o Simón Radowitzky, resultará claro que el nucleo conformante de La Antorcha, claramente reivindicaba el uso de medidas extremas, ya que no es posible pasar por alto el hecho de que tanto Wilckens como Radowitzky participaron en atentados, por lo que la reivindicación de sus personas conlleva, en sí, a una justificación o, si se prefiere, a cierta tolerancia, de sus acciones.

Obviamente no todas las corrientes libertarias argentinas de aquella época comulgaban con tales posturas, y como ejemplo de ello podemos destacar la actitud de Emilio López Arango y su círculo de seguidores, todos ellos pertenecientes al nucleo editor de La Protesta, quienes no sólo no compartían el entusiasmo de La Antorcha por las acciones realizadas por Wilckens y Radowitsky, sino que de plano las combatían, considerándolas negativas para el desarrollo del movimiento libertario.

El acercamiento del nucleo editor de La Antorcha para con las acciones violentas llegó al extremo de llegar a manifestar cierto entendimiento con el grupo encabezado por Severino Di Giovanni, grupo que se caracterizaba por su abierta proclividad en pro de acciones violentas.

El acercamiento a que hago referencia queda plasmado al haberse permitido en La Antorcha la publicación de un artículo de Di Giovanni, lo que no cualquier publicación libertaria argentina hubiese tolerado, máxime si tenemos en cuenta que las corrientes del anarquismo argentino contrarias a las acciones del grupo de Di Giovanni, no dudaban en etiquetar a dicho grupo como de anarco-bandidos.

Además, no se debe pasar por alto la polémica que en el seno del movimiento libertario argentino acarreó el asesinato de Emilio López Arango, y la postura que La Antorcha esgrimió al respecto.

Finalmente, las problemáticas que cotidianamente enfrentaba el núcleo editor de La Antorcha, tendieron a acrecentarse de manera excesiva, y asi, la famosa década de los años felices abruptamente terminaría por efecto del crack bursatil de octubre de 1929 que hundió al mundo entero en lo que se conoce como la gran depresión; y de manera casi paralela, ocurriría el golpe de Estado fascistoide de septiembre de 1930 encabezado por el general José Félix Uriburu para derrocar al gobierno de Hipólito Yrigoyen. Esto, aunado a la desaparición física de una generación de libertarios que no encontraria relevos que la suplieran, conllevaría, por lógica, a un panorama desolador en el que resultaba prácticamente imposible la continuación de este vocero. Y así, el 9 de diciembre de 1932, aparecería el último número de La Antorcha. Curiósamente, en el mismo, dábase la noticia del fallecimiento de Errico Malatesta, importantísimo teórico libertario italiano estrechamente relacionado con el desarrollo del movimiento anarquista en la Argentina. También, en ese número, el núcleo editor había determinado substancial cambio en la cabeza de la publicación, otorgándole un loock mucho más atractivo y modernizante.

En sus doce años de duración, La Antorcha, constituyó un claro referente de la acción libertaria argentina, dejándonos un importantísimo legado de historia y de experiencias sin número. A través de sus páginas es posible encontrar auténticos tesoros documentales e importantísimas referencias del acontecer libertario internacional. Polémicas, reportajes, noticias, artículos de fondo, etc., etc., están al alcance del interesado en las páginas de este importantísimo vocero libertario. Las referencias a México, por ejemplo, son constantes, al igual que la publicación de artículos y cartas de libertarios mexicanos como Ricardo Flores Magón, Práxedis G. Guerrero y Librado Rivera, o de personas que colaboraron estrechamente con ellos como fue el caso de William C. Owen, de quien, por cierto, se publica la noticia de su fallecimiento. También es posible encontrar rastros de lo que pudiése denominarse como los inicios del anarquismo postmagonista, en esta publicación.

Es de esperar que todo aquel interesado en el desarrollo de los movimientos libertarios tanto en latinoamérica como en el mundo, logre extraer de la presente edición virtual, todo el provecho posible.

México, julio de 2014
Omar Cortés
Índice de La Antorcha periódico anarquista argentinoAño 1921Año 1922Hemeroteca Virtual Antorcha




Índice de La Eneida de VirgilioLibro PrimeroLibro SegundoBiblioteca Virtual Antorcha

LA ENEIDA

VIRGILIO



PRESENTACIÓN

Dicen los que de esto saben, que todo el rollo que podríamos denominar la leyenda de Eneas, Virgilio (70 a.C - 19 a.C) lo escribió por encargo del emperador romano Augusto, quien pretendía dar lustre a su gobierno, marcando una línea divisoria entre sus inclinaciones imperiales de cara a la ya derrotada República.

Habida cuenta de que Virgilio acostumbrado estaba a rentar su pluma -recordemos que tiempos aquellos eran los de Mecenas y demás amantes del arte, la filosofía y la política, cuya función era la de costear manutensión, gastos y diversiones de personas talentosas en actividades intelectuales, con el fin de, proveyéndoles de lo necesario, permitirles el desarrollo óptimo de sus intrínsecas cualidades. Por supuesto que tales actitudes no eran, como se hizo creer, manteniéndose tal creencia hasta la actualidad, nada más porque sí. De hecho tras de aquellas actitudes aparentemente altruistas, escondíase una lógica y entendible idea de inversión; invertir en las cualidades de esas personas traería, a no dudarlo, enormes beneficios al imperio romano. Y una muestra de esto la encontramos, ni más ni menos, que en la obra que aquí presentamos: La Eneida.

Existe la generalizada opinión de que esta obra, escrita durante el transcurso de once años, buscaba la exaltación de lo romano a través de la epopeya de su inicio y desarrollo. Por principio de cuentas, Virgilio -al que apodaban el virginal porque dícese que fuchi les hacia a las mujeres y nada afecto era a asuntos sexuales-, se avienta la puntada de colocar como origen de lo romano precisamente al pueblo troyano. Los romanos devienen, según el poeta, de Troya, siendo, por ende, enemigos naturales de los griegos. Todo su alegato transcurre en el proceso de reubicación de los restos del pueblo troyano para asentarse, consolidándose, en una tierra prometida por las divinidades, las cuales, en el mismísimo Olimpo, se desgreñan y compiten para favorecer o entorpecer los objetivos fijados a los errantes troyanos. Los dioses luchan entre sí, unos a favor y otros en contra de esa población en busca de su destino.

También los que de esto saben señalan que al tal Virgilio simple y sencillamente no le gustó lo que tardó once años en escribir, por lo que, antes de morir, señaló, como parte de su voluntad última -léase, testamento-, que destruyeran el por él considerado horrible bodrio, y si tal voluntad su albacea no pudo cumplir, fue debido a la intervención de emperador Octavio quien, haciendo sonar sus chicharrones, dijo nones, y he aquí que La Eneida subsistiria a la muerte de su autor alcanzando las alturas de la inmortalidad.

Realmente resulta increible el hecho de que esta obra, por no pocos considerada una obra cumbre de la literatura latina, haya sido despreciada por su propio autor al grado de haber ordenado su destrucción. O una de dos, el tal Virgilio se habia deschavetado o, los críticos literarios que tienen en tan alta estima La Eneida, simple y sencillamente son unos papanatas. Aunque, y justo es señalarlo, a lo mejor hay otra perspectiva para abordar este cómico asunto.

Aventuras fantásticas, combates sangrientos, héroes y antihéroes conforman el ambiente y la misma temática de esta singular obra. Divertida de principio a fin, La Eneida puede gozarse si se le deslinda de inútiles y absurdas obligaciones escolares, y se le aborda simple y sencillamente como una obra de aventuras que invita a echar volar la imaginación. Hacer a un lado toda la argumentación proclive a verla como obra inmortal, poniéndola como ejemplo de no sé cuantas tonterias, garantizará, de seguro, el placer de hundirnos en sus páginas.

Finalmente cabe el señalar que esta obra fue escrita en verso, por lo que la versión en prosa que aqui colocó no se apega estrictamente a la versión original. La razón por la que decidí tomar una versión en prosa para incluirla en los estantes de nuestra Biblioteca Virtual Antorcha, no es otra que la de buscar agilizar su lectura, a sabiendas de que una obra en verso del tamaño de La Eneida muy dificilmente será leida por alguien. Nunca se debe olvidar que uno de los objetivos de la Biblioteca Virtual Antorcha, es la de promover la lectura bajo el criterio del placer de leer, no de la obligación de hacerlo, además, aquí, en la Red de Redes, el o la interesada en abordar esta obra en su versión original en verso, puede acceder a ella acudiendo a otras bibliotecas, lo que en si resuelve el asunto.

Omar Cortés
Índice de La Eneida de VirgilioLibro PrimeroLibro SegundoBiblioteca Virtual Antorcha




Chantal López y Omar Cortés

De los Tratados de Ciudad Juárez a los Tratados de Teoloyucan

Una breve cronología


Tercera edición cibernética, enero del 2003

Captura y diseño, Chantal López y Omar Cortés




Haz click aquí para acceder al catálogo de la Biblioteca Virtual Antorcha



Indice

Presentación.

Año de 1911.

Año de 1912.

Año de 1913.

Año de 1914.












Presentación

La firma de los Tratados de Ciudad Juárez entre las fuerzas revolucionarias encabezadas por el Sr. Francisco I. Madero y la representación del régimen presidido por el General Porfirio Díaz, constituyó un acto plenamente criticado por las diversas corrientes del movimiento progresista de la época.

Considerada, por unos, como una acción de ingenuidad del Sr. Francisco I. Madero, por otros, como un acto que demostraba el temor que el Sr. Francisco I. Madero sentía ante las evidentes consecuencias que todo proceso revolucionario genera, y por otros más, como una clara demostración del conservadurismo y tradicionalismo del Sr. Francisco I. Madero, en mucho debido a su origen de clase, la firma de los Tratados de Ciudad Juárez permitió la sobrevivencia de un régimen que ya nada tenía que ofrecer a la República.

Irónicamente todas las razones que se arguyeron como justificantes para valorar su firma resultaron, una a una, completamente erróneas.

En efecto, se dijo que con tal firma buscábase evitar un mayor derramamiento de sangre, y sin embargo el resultado fue otro muy distinto, porque incluso la sangre del Sr. Francisco I. Madero hubo de ser derramada.

También se dijo que mediante la firma de ese Tratado se garantizaría la legalidad en la República, lo que resulto ser finalmente erróneo si analizamos el golpe militar de los amotinados en La Ciudadela.

De igual manera se mencionó que con la firma de los Tratados de Ciudad Juárez la continuidad constitucional quedaba a salvo, argumentación que estalló en mil pedazos tras el golpe de Estado encabezado por el General Victoriano Huerta.

Lo único que se logró con la firma de los referidos Tratados de Ciudad Juárez fue la profundización de las contradicciones existentes en el seno de aquél magno movimiento.

La firma de los Tratados de Teoloyucan, realizada años más tarde tan sólo constituyó el trágico epílogo del error cometido.

Pues era evidente que debió haberse exigido la entrega de la plaza simbólica del poder en México, esto es, la ciudad de México, sin condiciones; que si a algunas fuerzas militares había que desarmar y licenciar, éstas no podían ser otras que las correspondientes al ejército del General Porfirio Díaz, y no las fuerzas revolucionarias y, finalmente, también resultaba impostergable el relegar por completo del poder, a las fuerzas políticas directamente responsables de que hubiese estallado el movimiento armado.

Sin embargo, lo que debía haberse firmado en el mes de mayo de 1911, terminó firmándose en el mes de agosto de 1914.

La enseñanza que aquel error costó a México en su conjunto, fue que cuando haya necesidad de realizar cambios, éstos se realicen a fondo y no a medias, porque tarde que temprano lo que por temor, indecisión o equivocación no se haga en su momento, habrá que hacerlo forzosamente después, con la agravante de que tendrá que pagarse el precio que tal aplazamiento exija.

Chantal López y Omar Cortés

Volver al Indice




Año de 1911

21 - V - 1911.

A las 22:30 horas se firman en Ciudad Juárez, Chihuahua, los Tratados de paz entre la representación del régimen del General Porfirio Díaz y las fuerzas revolucionarias antireeleccionistas.

22 - V - 1911.

Informe del Secretario de Gobernación a los diputados en torno a los acuerdos celebrados con las fuerzas revolucionarias.

23 - V - 1911.

Se presentan al Congreso de la Unión los acuerdos de Ciudad Juárez precisándose que en breve renunciarían a sus cargos de presidente y vicepresidente de la República, el General Porfirio Díaz y el señor Ramón Corral.

24 - V - 1911.

Tensión en la Cámara de Diputados ante la exigencia de una persona ajena a la Cámara para apurar la presentación de la renuncia del General Porfirio Díaz a la presidencia de la República.

26 - V - 1911.

El General Porfirio Díaz abandona la ciudad de México dirigiéndose al puerto de Veracruz, siendo escoltado por una guarnición al mando del General Victoriano Huerta.

Por su parte, el señor Francisco I. Madero expide un Manifiesto a la Nación renunciando al cargo de presidente provisional que le había sido otorgado por el Plan de San Luis.

Francisco León de la Barra toma posesión del cargo de Presidente Interino de la República Mexicana, después de haber sido aceptada la renuncia del General Porfirio Díaz.

El Presidente Interino conforma su gabinete de la siguiente manera:

Relaciones, Lic. Bartolomé Carvajal y Rosas. Gobernación, Lic. Emilio Vázquez Gómez. Justicia, Lic. Rafael Hernández. Instrucción Pública y Bellas Artes, Dr. Francisco Vázquez Gómez. Fomento, Lic. Manuel Calero. Comunicaciones, Ing. Manuel Bonilla. Hacienda, Ernesto Madero y Guerra, General Eugenio Rascón.

31 - V - 1911.

El General Porfirio Díaz se embarca, junto con su familia y colaboradores cercanos, en el barco alemán Ipiranga, rumbo a su exilio en Europa.

1 - VI - 1911.

Promulgación del Decreto en el que se convoca a la celebración de elecciones extraordinarias para presidente y vicepresidente de la República, señalándose los días 1º y 15 de octubre para su realización.

7 - VI - 1911.

Por la madrugada, un fortísimo terremoto sacude la capital de la República causando severos daños.

Arribo de Francisco I. Madero a la ciudad de México.

10 - VI - 1911.

Reunión en el Castillo de Chapultepec de los personajes políticos más connotados en aquél momento, los señores, Lic. Francisco León de la Barra, General Bernardo Reyes y Francisco I. Madero.

12 - VI - 1911.

Traslado del señor Francisco I. Madero a la ciudad de Cuernavaca, Morelos.

19 - VI - 1911.

Se declaran bandidos a todos los revolucionarios que habiendo hecho caso omiso del llamado para su licenciamiento, continúen armados.

30 - VI - 1911.

El Comité Central del Partido Reyista proclama como sus candidatos a la presidencia y vicepresidencia, a la fórmula Francisco I. Madero y Emilio Vázquez Gómez.

1 - VII - 1911.

Aprobación del presupuesto de egresos para el año fiscal 1911 - 1912.

9 - VII - 1911.

Asamblea del Partido Popular Evolucionista en la que es designado como presidente del partido el Lic. Jorge Vera Estañol.

Manifiesto expedido por el Sr. Francisco I. Madero llamando a la conformación del Partido Constitucional Progresista.

10 - VII - 1911.

Divisionismo en el seno del maderismo por la convocatoria del Sr. Francisco I. Madero para formar el Partido Constitucional Progresista. El Centro Antirreeleccionista de México expide un Manifiesto.

17 - VII - 1911.

Primera sesión de la Asamblea Constituyente del Partido Constitucional Progresista.

28 - VII - 1911.

Conformación de la Junta Iniciadora de la Reorganización del Partido Liberal mexicano, en la que es designado presidente de la misma el Sr. Fernando Iglesias Calderón.

Comunicado del Comité Central del Partido Constitucional Progresista anunciando, para el mes de agosto, su Convención de la cual habrán de emerger sus candidatos a la presidencia y vicepresidencia de la República.

29 - VII - 1911.

El Centro Electoral Antirreyista postula a Francisco I. Madero y a Fernando Iglesias Calderón como sus candidatos a la presidencia y vicepresidencia de la República.

2 - VIII - 1911.

Renuncia de Emilio Vázquez Gómez al cargo de Secretario de Gobernación.

Manifiesto del General Bernardo Reyes aceptando su postulación para contender por la presidencia de la República.

4 - VIII - 1911.

Duro enfrentamiento en una reunión celebrada en la ciudad de Tehuacán, Puebla, entre una Comisión integrada por representantes del Centro Antirreeleccionista y el Sr. Francisco I. Madero, en la que se trata el asunto de la renuncia del Sr. Emilio Vázquez Gómez.

5 - VIII - 1911.

Petición del Centro Antirreeleccionista al Sr. Francisco I. Madero pidiéndole suspendiera la Convención del Partido Constitucional Progresista.

6 - VIII - 1911.

El Comité Central del Partido Reyista retira su apoyo a la fórmula Francisco I. Madero - Emilio Vázquez Gómez.

7 - VIII - 1911.

Manifiesto del General Bernardo Reyes dando a conocer su programa de gobierno.

8 - VIII - 1911.

El Centro Antirreeleccionista acuerda continuar apoyando la fórmula Francisco I. Madero - Emilio Vázquez Gómez, como sus candidatos a la presidencia y vicepresidencia de la República.

10 - VIII - 1911.

El Centro Antirreeleccionista acuerda retirar su apoyo a la candidatura para la presidencia de la República al Sr. Francisco I. Madero, acusándole de actitudes dictatoriales.

11 - VIII - 1911.

El Centro Antirreeleccionista nombra como su presidente al Dr. Francisco Vázquez Gómez.

13 - VIII - 1911.

El Partido Radical proclama como su candidato a la presidencia de la República al Sr. Lic. Francisco León de la Barra.

14 - VIII - 1911.

Conferencia telegráfica entre Francisco I. Madero y el General Emiliano Zapata.

16 - VIII - 1911.

Elección de la nueva Mesa Directiva del Círculo Católico Nacional.

20 - VIII - 1911.

Fundación del Partido Obrero Socialista de la República Mexicana.

23 - VIII - 1911.

Proclamación del Plan de Texcoco por Andrés Molina Henríquez, llamando a la conformación de un Consejo para dirigir los destinos de la República.

Mitin multitudinario de apoyo al General Bernardo Reyes, celebrado en el Teatro María Guerrero, y presidido por el Dr. Espinoza de los Monteros.

25 - VIII - 1911.

Facción disidente del Partido Democrático acuerda apoyar la postulación de Francisco I. Madero y Fernando Iglesias Calderón.

27 - VIII - 1911.

Multitudinaria manifestación de seguidores del Partido Constitucional Progresista.

30 - VIII - 1911.

Postulación de Francisco I. Madero como candidato a la presidencia de la República por el Partido Constitucional Progresista.

2 - IX - 1911.

Postulación del Lic. José María Pino Suárez como candidato a la vicepresidencia de la República por el Partido Constitucional Progresista.

3 - IX - 1911.

Inicio de la campaña electoral de la fórmula Madero - Pino Suárez.

Zafarrancho entre seguidores de Francisco I. Madero y seguidores del General Bernardo Reyes en las calles de la ciudad de México.

4 - IX - 1911.

Renuncia del General Bernardo Reyes a su cargo en el Ejército.

9 - IX - 1911.

Inician las labores de la Convención Reyista.

11 - IX - 1911.

Alerta de la Convención Reyista en torno a la falta de seguridad de su candidato el Sr. Bernardo Reyes, acordándose pedir el aplazamiento de las elecciones.

12 - IX - 1911.

Es aprehendido el Sr. Andrés Molina Henríquez por el carácter subversivo de su Plan de Texcoco.

15 - IX - 1911.

Primer Informe de gobierno del Presidente Interino, Lic. Francisco León de la Barra.

21 - IX - 1911.

Llamamiento del Comité Reyista solicitando a sus seguidores el no desmembrarse una vez celebradas las elecciones, proponiendo la conformación del Partido Republicano.

1 - X - 1911.

Se celebran las elecciones primarias extraordinarias para presidente de la República.

3 - X - 1911.

Queda constituido el Partido Republicano de los reyistas.

15 - X - 1911.

Se celebran las elecciones secundarias extraordinarias para vicepresidente de la República.

26 - X - 1911.

Temerarias declaraciones del Sr. Francisco I. Madero acusando a Vázquez Gómez de estar implicado en movimientos pro insurreccionales.

27 - X - 1911.

Levantamiento armado en Ixmiquilpan, Michoacán, encabezado por Emilio Salgado.

Crisis ministerial ante la renuncia de los Secretarios de Gobernación, Instrucción Pública y Guerra, Sres. Alberto García Granados, Francisco Vázquez Gómez y José González Salas.

2 - XI - 1911.

Erigida en Colegio Electoral, la Cámara de Diputados califica las elecciones, y desechando las peticiones de nulidad de la mismas declara el triunfo del Sr. Francisco I. Madero y José María Pino Suárez, presidente y vicepresidente electos.

6 - XI - 1911.

Toma de posesión de Francisco I. Madero como Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.El Lic. Francisco León de la Barra sale con rumbo a Italia a desempeñar la comisión de embajador especial.

7 - XI - 1911.

Decreto que reforma los artículos 78 y 109 constitucionales prohibiendo la reelección de presidente y vicepresidente de la República así como de los gobernadores de los Estados.

8 - XI - 1911.

Acuerdo ministerial para que el Ejecutivo Federal presente una iniciativa de ley para establecer el voto directo en las elecciones, así como la supresión del cargo de vicepresidente de la República.

28 - XI - 1911.

Se promulga el Decreto que declara reformados los artículos 78 y 109 de la Constitución Federal.

Se expide el Plan de Ayala, en el que se desconoce a Francisco I. Madero como presidente de la República.

3 - XII - 1911.

El Centro Antirreeleccionista de México critica ácremente el Decreto que establece el servicio militar obligatorio, considerándolo como una traición de Francisco I. Madero a los principios del movimiento revolucionario que lo encumbró en el poder.

12 - XII - 1911.

La Cámara de Diputados aprueba la reforma constitucional para establecer el voto directo en las elecciones.

15 - XII - 1911.

El periódico El Diario del Hogar publica íntegro el Plan de Ayala.

18 - XII - 1911.

Nuevas protestas del Centro Antirreeleccionista de México en contra del establecimiento del servicio militar obligatorio, proponiendo el servicio militar voluntario.

Promulgación de un Decreto a través del cual se crea el Departamento del Trabajo.

25 - XII - 1911.

Rendición de Bernardo Reyes en el norte de la República después de haber fracasado su intentona de levantarse en armas.

28 - XII - 1911.

Bernardo Reyes es trasladado a la prisión militar de Santiago Tlatelolco.

Volver al Indice




Año de 1912

8 - I - 1912.

Nombramiento del Coronel Felipe Ángeles como Director del Colegio Militar.

19 - I - 1912.

Decreto de suspensión de garantías por cuatro meses en Morelos, Guerrero y partes de Puebla y el Estado de México.

24 - II - 1912.

Telegrama de Emilio Vázquez Gómez a Francisco I. Madero solicitándole su renuncia a la presidencia de la República.

27 - II - 1912.

Toma de Ciudad Juárez por las fuerzas vazquistas.

3 - III - 1912.

Levantamiento armado en Chihuahua encabezado por el General Pascual Orozco.

4 - III - 1912.

Instalación en Ciudad Juárez de la Junta Revolucionaria proclamante del Plan de Tacubaya que pretendía que el Lic. Emilio Vázquez Gómez ocupara la presidencia de la República.

14 - III - 1912.

Prohibición decretada por el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Sr. William Taft, de exportar armas a México.

24 - III - 1912.

Nombramiento otorgado por Francisco I. Madero al General Victoriano Huerta para que dirigiese la campaña militar contra la sublevación de Pascual Orozco.

1 - IV - 1912.

Primer Informe de gobierno de Francisco I. Madero.

5 - IV - 1912.

Regresa a México el Lic. Francisco León de la Barra.

8 - V- 1912.

Emilio Vázquez Gómez abandona, derrotado, el territorio mexicano estableciéndose en la ciudad de San Antonio, Texas.

22 - V - 1912.

Se expide la Convocatoria para la celebración de elecciones federales extraordinarias de diputados y senadores, a realizarse el día 30 de junio, siendo las primeras en las que se pondría en práctica el recién aprobado principio del voto directo. A este efecto conviene resaltar que anteriormente las elecciones - inclusive en las que participó la fórmula Madero - Pino Suárez -, se realizaban mediante el sistema de voto indirecto.

24 - V - 1912.

Se publican en El Diario Oficial, los requisitos que deberán cubrir los partidos políticos para ser debidamente registrados.

13 - VI - 1912.

Detención de Francisco Villa en la ciudad de México.

30 - VI - 1912.

Se celebran las primeras elecciones bajo la modalidad del voto directo.

6 - VIII - 1912.

Decreto de suspensión de garantías por seis meses en los Distritos de Viezca, Coahuila y Partido de Nieves, Zacatecas.

28 - VIII - 1912.

Pesimista Informe del embajador norteamericano Henry Lane Wilson señalando la debilidad del presidente Francisco I. Madero como la responsable del estado de agitación e ingobernabilidad que aquejaba a la República.

4 - IX - 1912.

Derrota militar orozquista en Ojinava que pone fin a la sublevación. Pascual Orozco se refugia en los Estados Unidos de Norteamérica.

22 - IX - 1912.

Fundación de la Casa del Obrero, a la que más adelante se le añadiría el vocablo Mundial.

7 - X - 1912.

En sesión secreta los diputados acuerdan elevar su salario.

9 - X - 1912.

El Partido Nacional Democrático rechaza críticamente la medida tomada por los diputados en cuanto a su elevación salarial.

16 - X - 1912.

Sublevación comandada por el General Félix Díaz quien ocupa militarmente la ciudad de Veracruz.

23 - X - 1912.

Tras cruentos combates y ríspidas situaciones diplomáticas, las fuerzas militares leales al gobierno del Presidente Constitucional de la República Mexicana, Sr. Francisco I. Madero, comandadas por el General Joaquín Beltrán, recuperan la ciudad de Veracruz haciendo prisionero al General Félix Díaz.

25 - X - 1912.

Inicia el Consejo de Guerra para juzgar al General Félix Díaz y demás implicados en el levantamiento armado.

27 - X - 1912.

El Consejo de Guerra dicta sentencia de muerte en contra del General Félix Díaz y demás mandos militares implicados en el levantamiento armado, pero dicha sentencia no se ejecuta al serles otorgado, a los sentenciados, el amparo.

10 - XI - 1912.

Muere en París el Sr. Ramón Corral.

19 - XI - 1912.

Un fortísimo terremoto asola a la ciudad de México.

26 - XII - 1912.

Francisco Villa se escapa de la prisión de Santiago Tlatelolco.

Volver al Indice




Año de 1913

18 - I - 1913.

La Secretaría de Gobernación emite las reglas a las que deberán sujetarse las manifestaciones en la ciudad de México.

20 - I - 1913.

Muere José Guadalupe Posada.

23 - I - 1913.

Excitativa enviada al presidente Francisco I. Madero por el diputado Luis Cabrera, representante del grupo parlamentario conocido con el nombre de Los Renovadores, sugiriéndole rehiciera su gabinete presidencial incluyendo elementos probadamente revolucionarios.

24 - I - 1913.

Félix Díaz es trasladado de la prisión veracruzana de San Juan de Ulúa, a la Penitenciaría de la ciudad de México.

9 - II - 1913.

Inicia, durante la madrugada, el levantamiento militar en La Ciudadela, ubicada en la ciudad de México, que a la historia pasaría con el nombre de la decena trágica en alusión a los diez días que duró.

Liberación por parte de los sublevados de Bernardo Reyes, quien en un tiroteo registrado frente a Palacio Nacional cae muerto.

Félix Díaz es igualmente liberado por los sublevados en la Penitenciaria de la ciudad.

Se calculan en quinientos seis el número de muertos y en más de mil quinientos el número de heridos en ese primer día de la sublevación militar.

11 - II - 1913.

Se declara a la ciudad de México en estado de sitio, nombrando el Sr. Presidente Francisco I. Madero al General Victoriano Huerta, Jefe de Armas de la plaza.

14 - II - 1913.

Continúan los combates en la ciudad de México. El presidente Francisco I. Madero envía un telegrama urgente al presidente norteamericano William Taft solicitándole se abstenga de cualquier tipo de intervención en el conflicto.

15 - II - 1913.

El embajador norteamericano Henry Lane Wilson se entrevista con los embajadores de Inglaterra y Alemania para analizar la situación, concluyéndose en solicitar la renuncia al presidente Francisco I. Madero.

Una Comisión del Senado pide audiencia al señor presidente Francisco I. Madero para solicitar su renuncia.

18 - II - 1913.

El General Victoriano Huerta, Jefe de Armas de la plaza, desconoce como presidente al Sr. Francisco I. Madero.

El General Aureliano Blanquet detiene a los señores Francisco I. Madero y José María Pino Suárez.

El diputado Gustavo Madero, hermano del presidente, es asesinado.

Manifiesto expedido conjuntamente por los Generales Victoriano Huerta y Félix Díaz en el que informan haber tomado el control de la situación.

En la noche se lleva a cabo en la embajada norteamericana, la tristemente célebre firma del llamado Pacto de la Embajada, por medio del cual los Generales Victoriano Huerta y Félix Díaz, teniendo como testigo de honor al embajador americano Henry Lane Wilson, delinean la política que seguirán, habiendo tomado el poder presidencial.

19 - II - 1913.

El General Aureliano Blanquet recibe el nombramiento de Comandante Militar de la ciudad de México.

En El Diario Oficial se inserta una notificación informando que los Generales Victoriano Huerta y Félix Díaz han asumido el gobierno de la República.

Reunión de la Cámara de Diputados en la que es aceptada la renuncia al cargo de Presidente de la República del Sr. Francisco I. Madero y del Sr. José María Pino Suárez al cargo de vicepresidente de la República, designándose como Presidente Interino al Sr. Pedro Lascurain, quien de inmediato nombra al General Victoriano Huerta como Secretario de Gobernación para, enseguida, firmar su renuncia al cargo de Presidente Interino dejando el camino libre para que inmediatamente sea designado el General Victoriano Huerta como Presidente Interino de la República.

En el Estado de Coahuila, la Legislatura estatal desconoce el interinato del General Victoriano Huerta, concediéndole al gobernador del Estado, Sr. Venustiano Carranza, todas las facultades necesarias para defender el orden constitucional de la República.

20 - II - 1913.

Conformación del gabinete del régimen golpista del General Victoriano Huerta, de acuerdo a lo estipulado en el Pacto de la Ciudadela que fue ratificado en el Pacto de la Embajada:

Relaciones Exteriores, Lic. Francisco León de la Barra. Gobernación, Ing. Alberto García Granados. Justicia, Lic. Rodolfo Reyes. Instrucción Pública, Lic. Jorge Vera Estañol. Fomento, Ing. Alberto Robles Gil. Comunicaciones, Ing. David de la Fuente. Hacienda, Lic. Toribio Esquivel Obregón. Guerra, Gral. Manuel Mondragón.

Desfile ante Palacio Nacional de las llamadas Fuerzas de la Ciudadela, encabezadas por los Generales Félix Díaz y Manuel Mondragón.

Telegrama de felicitación a los Generales Victoriano Huerta y Félix Díaz, enviado por el General Pascual Orozco.

Telegrama enviado por el General Félix Díaz al expresidente Porfirio Díaz exilado en París, en donde señalaba: Derrocado gobierno Madero, la República siempre agradecida, espera de Ud. sabios consejos.

Telegrama de respuesta del expresidente Porfirio Díaz en el que decía: Me siento orgulloso al ver que un hijo mío, los de los viejos compañeros y sus camaradas, sustituyen ante la patria a los que hemos concluido.

21 - II - 1913.

En el Senado se discute la actitud de rechazo asumida por la Legislatura local del Estado de Coahuila al gobierno del General Victoriano Huerta.

22 - II - 1913.

Manifiesto del General Victoriano Huerta a la población mexicana pidiéndole su colaboración de apoyo al gobierno por él encabezado.

Asesinato, a altas horas de la noche, de los señores Francisco I. Madero y José María Pino Suárez.

24 - II - 1913.

La Legislatura del Estado de Sonora reacciona ante el asesinato de los señores Madero y Pino Suárez otorgando al gobernador del Estado, Sr. José María Maytorena, plenos poderes para organizar la defensa del orden constitucional mancillado por la usurpación huertista. Se nombra a Ignacio L. Pesqueira como gobernador Interino del Estado de Sonora.

26 - II - 1913.

El Comisario de Agua Prieta, Sonora, Sr. Plutarco Elías Calles, junto con el diputado local Adolfo de la Huerta y el diputado federal Roberto Pesqueira, organiza un núcleo guerrillero para combatir militarmente al gobierno del General Victoriano Huerta.

4 - III - 1913.

El gobernador Interino de Sonora, Sr. Ignacio L. Pesqueira, desconoce al gobierno del General Victoriano Huerta.

Se hace del conocimiento público que el expresidente en el exilio, General Porfirio Díaz, declinó la invitación que el gobierno del General Victoriano Huerta le hiciera para que regresara a México y se hiciese cargo de la Secretaría de Guerra.

Arribo a la ciudad de México del jefe zapatista, el General José Morales apodado el Tuero Morales, con el fin de sondear la situación en la que quedaría el Ejército Libertador del Sur y Centro de la República Mexicana frente al nuevo gobierno.

5 - III - 1913.

Manifiesto del Jefe de la Sección de Guerra en Sonora, Sr. Alvaro Obregón, invitando a la población sonorense a luchar contra el gobierno ilegítimo del General Victoriano Huerta.

6 - III - 1913.

Asesinato de Abraham González.

7 - III - 1913.

El presidente municipal de Indé, Durango, Sr. Manuel Chao, se levanta en armas contra la usurpación huertista.

Manifiesto del Sr. Ignacio L. Pesqueira informando las razones de su rompimiento con el gobierno del General Victoriano Huerta.

9 - III - 1913.

Tras cruento y prolongado combate, el Comisario sonorense Pedro Bracamontes toma el mineral de Nacozari.

10 - III - 1913.

El Teniente Coronel Lucio Blanco se apodera de la fronteriza población de Reynosa, Tamaulipas.

El General Trucy Aubert toma la ciudad de Monclova, Coahuila.

11 - III - 1913.

Telegrama del Sr. Venustiano Carranza, rechazando las proposiciones que le hiciera el General Victoriano Huerta para que reconociera a su gobierno y cesara la lucha emprendida.

12 - III - 1913.

Arriba a la ciudad de México el General Pascual Orozco acompañado de los jefes de su movimiento, entre los que se encontraban los Generales Benjamín Argumedo, Chechi Campos, Marcelo Caraveo, Pascual Orozco padre, José Córdoba, Félix Terrasas y Damián M. Rodríguez.

Arriba a la ciudad de México el General Juan Andrew Almazan.

13 - III - 1913.

Reunión de los jefes orozquistas con el General Victoriano Huerta externándole sus felicitaciones y su apoyo.

15 - III - 1913.

Una comitiva del Club Patria, se entrevista con el General Félix Díaz en su hacienda El Cristo, para ofrecerle su apoyo a la candidatura a la presidencia, apoyo que es inmediatamente aceptado.

21 - III - 1913.

Pascual Orozco padre se traslada a la ciudad de Cuernavaca, Morelos, para conferenciar con el General Emiliano Zapata y crear las bases para su posible rendición. Pascual Orozco padre, fracasa en su misión conciliadora.

25 - III - 1913.

Arribo del Sr. Venustiano Carranza y sus colaboradores a la Hacienda de Guadalupe en Monclova, Coahuila.

26 - III - 1913.

Firma del Plan de Guadalupe en el que se nombra a Venustiano Carranza como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista.

1 - IV - 1913.

Apertura de sesiones del Congreso de la Unión a la que asiste el General Victoriano Huerta.

13 - IV - 1913.

El General Félix Díaz da a conocer su Programa de Gobierno al Club Central del Partido Felicista.

18 - IV - 1913.

Firma de los acuerdos de Monclova, en donde los grupos sonorenses levantados en armas contra el régimen del General Victoriano Huerta, hacen suyo el Plan de Guadalupe reconociendo la jefatura del Sr. Venustiano Carranza.

20 - III - 1913.

Llamamiento del Sr. Venustiano Carranza a todos los elementos militares para que se unan al Ejército Constitucionalista del cual él es el Primer Jefe.

24 - IV - 1913.

Renuncia expresa a sus candidaturas a los cargos de Presidente y vicepresidente de la República por parte del General Félix Díaz y el Lic. Francisco León de la Barra, por haber sido pospuestas las elecciones.

El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Sr. Venustiano Carranza, decreta nulas todas las disposiciones de los poderes federales y locales que apoyen al régimen del General Victoriano Huerta.

25 - IV - 1913.

Protesta del Club Central del Partido Felicista por haber sido aplazado el proceso electoral.

26 - III - 1913.

Decreto del Primer Jefe del Ejército Constitucionalista autorizando la emisión de papel moneda con curso legal en los territorios dominados por sus fuerzas.

3 - V - 1913.

Incorporación de contingentes de la etnia yaqui al Ejército Constitucionalista.

Clausura de los periódicos antihuertistas El Voto y La Voz de Juárez. Detención de Paulino Martínez acusado de conspirar a favor de los zapatistas.

9 - V - 1913.

El General Pascual Orozco parte al frente de un contingente militar para combatir a las fuerzas del General Francisco Villa levantadas en armas en contra del gobierno huertista.

14 - V - 1913.

Decreto expedido por el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Sr. Venustiano Carranza, poniendo en vigor la Ley del 25 de enero de 1862 para castigar a los traidores a la patria, refiriéndose al General Victoriano Huerta y demás elementos a él allegados.

24 - V - 1913.

Iniciativa de Ley presentada por el diputado Luis Zubiria y Campa para establecer una Comisión encargada de revisar todas las concesiones que sobre el aprovechamiento de los recursos petroleros hayan acordado las administraciones federales, esbozando después un proyecto de legislación petrolera para presentarlo al pleno camaral.

Francisco Villa es ascendido por el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Sr. Venustiano Carranza, al cargo de General de Brigada.

25 - V - 1913.

Realización de un mitin socialista en el Hemiciclo a Juárez.

26 - V - 1913.

Acuerdo del General Victoriano Huerta expulsando de territorio mexicano a los oradores del mitin socialista, los señores José Santos Chocano, Eloy Armenta, Pedro Junco y José Colado.

28 - V - 1913.

Clemencia otorgada al Sr. José Santos Chocano por no haber participado como orador en el mitin socialista.

30 - V - 1913.

Publicación de la Convocatoria a Elecciones Extraordinarias de presidente y vicepresidente de la República, a celebrarse el día 26 de octubre.

Reformas al Plan de Ayala, desconociendo al gobierno de Victoriano Huerta y criticando la actitud servil, deshonesta y antipatriótica del General Pascual Orozco, encomendando la jefatura del movimiento al General Emiliano Zapata.

2 - VI - 1913.

Manifiesto de la Casa del Obrero especificando su labor plenamente sindicalista buscando la organización y superación de la clase obrera mexicana.

10 - VI - 1913.

Reunión del alto mando militar huertista para elaborar una campaña en contra de las fuerzas revolucionarias.

13 - VI - 1913.

Cancelación formal de los compromisos adquiridos en el Pacto de la Ciudadela, ratificados en el Pacto de la Embajada, quedando así en plena libertad el General Victoriano Huerta de nombrar y remover a los miembros de su gabinete.

24 - VI - 1913.

Discurso pronunciado en la ciudad de Hermosillo, Sonora por el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Sr. Venustiano Carranza, dando cuenta del profundo contenido social del movimiento revolucionario.

1 - VII - 1913.

Militarización de la Escuela Nacional Preparatoria, pese a la oposición estudiantil.

8 - VII - 1913.

Félix Díaz es designado Embajador en Japón.

16 - VII - 1913.

El gobierno norteamericano decide retirar a su embajador el Sr. Henry Lane Wilson.

24 - VII - 1913.

El presidente norteamericano Woodrow Wilson ordena la suspensión de los permisos de exportación de armas al gobierno huertista.

4 - VIII - 1913.

Ante la evidente tensión en las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos de Norteamérica, varios diputados del llamado Bloque Renovador, ofrecen al General Victoriano Huerta, servir de intermediarios con diferentes jefes revolucionarios para cohesionar la República y evitar con ello una posible intervención militar norteamericana. Huerta rechaza tajantemente el ofrecimiento.

5 - VIII - 1913.

Temerario y tajante rechazo por parte del General Victoriano Huerta, a aceptar al Sr. John Lind como Agente Confidencial del Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, mientras que el gobierno norteamericano no reconozca a su gobierno.

10 - VIII - 1913.

Arriba a México el Sr. John Lind en su carácter de enviado confidencial del gobierno norteamericano.

18 - VIII - 1913.

Entrevista de John Lind con el General Victoriano Huerta.

19 - VIII - 1913.

A petición de un grupo de sonorenses se realiza una Ratificación de los acuerdos de Monclova por parte de la Legislatura local de Sonora, lo que genera un conflicto con el Sr. José María Maytorena, quien al día siguiente expulsa de Hermosillo a los promotores de tal ratificación.

20 - VIII - 1913.

Manifiesto expedido por los Generales de la etnia Yaqui, Sres. Luis Espinoza, Luis Matus, Ignacio Mori y José Gómez, explicando que su lucha es en pro de la reivindicación de los derechos y tierras de que habían sido despojados los yaquis.

24 - VIII - 1913.

Asesinato del diputado Serapio Rendón.

16 - IX - 1913.

Apertura de sesiones del Congreso de la Unión y lectura por parte del General Victoriano Huerta de su Informe de gobierno.

30 - IX - 1913.

Toma de Torreón por las fuerzas constitucionalistas bajo el mando del General Francisco Villa.

3 - X - 1913.

El Centro Antirreeleccionista de México postula como sus candidatos a la presidencia y vicepresidencia de la República a los señores Francisco Vázquez Gómez y Luis Cabrera.

8 - X - 1913.

Detención y asesinato del senador Belisario Domínguez.

10 - X - 1913.

El General Victoriano Huerta ordena la disolución de la Cámara de Diputados siendo arrestados ochenta y cuatro de sus integrantes.

11 - X - 1913.

Decreto presidencial anulando el fuero constitucional a los integrantes de la XXVI Legislatura.

Acuerdo de la Cámara de Senadores decretando su autodisolución.

Argumento pueril del General Victoriano Huerta aseverando que la disolución del Congreso obedeció a que el mismo obstaculizaba la labor del Poder Ejecutivo.

12 - X - 1913.

Decreto presidencial estableciendo la próxima verificación de elecciones extraordinarias para diputados y senadores.

Decreto presidencial que otorga facultades extraordinarias al Poder Ejecutivo Federal en los ramos de Hacienda, Guerra y Gobernación.

13 - X - 1913.

Severa reacción diplomática del gobierno norteamericano ante la disolución del Congreso.

17 - X - 1913.

Decreto expedido por el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Sr. Venustiano Carranza, estableciendo la organización del gobierno constitucionalista.

18 - X- 1913.

Reunión del alto mando zapatista, presidida por el General Emiliano Zapata en la que se analizó la manera de consolidar la unidad de las fuerzas revolucionarias.

21 - X - 1913.

Apertura de sesiones de la Convención Obrera Nacional.

24 - X - 1913.

Nombramiento expedido por el General Emiliano Zapata a favor de Francisco Vázquez Gómez, en ese momento residente en los Estados Unidos de Norteamérica, como representante en ese país del Ejército Libertador del Sur y Centro de la República Mexicana.

26 - X - 1913.

Celebración de las elecciones extraordinarias de diputados, senadores, presidente y vicepresidente. Las fórmulas contendientes para presidente y vicepresidente de la República fueron las siguientes: Félix Díaz - José Luis Requena. Manuel Calero - Jesús Flores Magón. Federico Gamboa - Eugenio Rascón. David de la Fuente - Andrés Molina Henríquez.

29 - X - 1913.

Reunión de una Comisión zapatista con el General Francisco Villa en las inmediaciones de Ciudad Juárez, Chihuahua.

4 - XI - 1913.

Autoexilio del General Félix Díaz en Cuba.

7 - XI - 1913.

Cabildeo diplomático norteamericano recomendando a todos los países a que exigieran por medio de sus representaciones diplomáticas, la renuncia del General Victoriano Huerta.

12 - XI - 1913.

El encargado de negocios de los Estados Unidos de Norteamérica en México, Sr. O´Shaughneesy transmite al Secretario particular del General Victoriano Huerta un ultimátum para que renuncie al interinato presidencial.

15 - XI - 1913.

Toma de Ciudad Juárez, Chihuahua por las fuerzas constitucionalistas al mando del General Francisco Villa.

20 - XI - 1913.

Instalación del nuevo Congreso y mensaje del General Victoriano Huerta.

2 - XII - 1913.

Mensaje del presidente Woodrow Wilson al Congreso norteamericano precisando la imposibilidad de que reinara la paz en América mientras Victoriano Huerta continuara aferrado al poder, señalando que muy pronto los Estados Unidos esperaban ver restablecido el orden constitucional en México.

8 - XII - 1913.

El General Francisco Villa es nombrado gobernador provisional del Estado de Chihuahua.

10 - XII - 1913.

Multitudinario mitin obrero en el centro de la ciudad de México exigiendo trabajo.

15 - XII - 1913.

Declaración de nulidad, por parte de la Cámara de Diputados, de las elecciones para presidente y vicepresidente de la República celebradas el 26 de octubre, convocándose a la celebración de nuevas elecciones extraordinarias a celebrarse el primer domingo del mes de julio del año de 1914.

30 - XII - 1913.

John Lind parte en el barco Chester con rumbo a los Estados Unidos para informar, personalmente, al presidente norteamericano, Sr. Woodrow Wilson, de la situación que privaba en la República Mexicana.

Volver al indice




Año 1914

2 - I - 1914.

El Sr. John Lind se reúne en el barco Chester con el presidente norteamericano Sr. Woodrow Wilson.

4 - I - 1914.

Decreto del Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Sr. Venustiano Carranza en relación con el procedimiento que debería seguirse en caso de ausencia por muerte o dimisión de la persona que ocupe el cargo de Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, precisándose que en caso de que tal cosa sucediera, el puesto debería ser ocupado por el Jefe Militar que resultara designado por la mayoría absoluta de los Generales constitucionalistas en servicio activo.

8 - I - 1914.

El encargado de negocios en México de los Estados Unidos de Norteamérica, Sr. O´Shaughnessay, parte a Veracruz para entrevistarse con el Sr. John Lind.

11 - I - 1914.

Las fuerzas constitucionalistas comandadas por el General Francisco Villa derrotan a las fuerzas huertistas comandadas por el General Pascual Orozco.

12 - I - 1914.

Decreto del General Victoriano Huerta ordenando la suspensión, por un lapso de seis meses, del pago de la deuda pública interna y externa de México.

27 - I - 1914.

Entrevista en territorio norteamericano del Secretario Auxiliar del Departamento de Estado, Sr. William Philips y el Comisionado de las fuerzas constitucionalistas, Sr. Luis Cabrera, para tratar la posibilidad de levantar la prohibición de exportación de armas a México.

2 - II - 1914.

Decreto del gobierno norteamericano ordenando la derogación de la prohibición de la exportación de armas a México.

8 - II - 1914.

Repartición de tierras en Ixtapalapa por el gobierno huertista.

11 - II - 1914.

Desaire protocolario al buque de la armada mexicana, Escuela Zaragoza, al no serle rendidos por la guarnición naval norteamericana los honores correspondientes en cuanto barco militar portador de la bandera mexicana.

17 - II - 1914.

Creación de la Secretaría de Agricultura y Colonización, así como cambio de nombre a la Secretaría de Fomento por el de Secretaría de Industria y Comercio.

20 - II - 1914.

Asesinato del inglés William A. Benton por las fuerzas constitucionalistas bajo el mando del General Francisco Villa.

26 - II - 1914.

Conferencia entre el Agente Consular norteamericano George C. Carothers y el General Francisco Villa en Ciudad Juárez, Chihuahua.

1 - III - 1914.

Invitación del presidente norteamericano Sr. Woodrow Wilson al General Victoriano Huerta a una reunión con objeto de buscar acuerdos entre los dos gobiernos.

14 - III - 1914.

El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Sr. Venustiano Carranza, ordena la formación de una Comisión que investigue a fondo el asesinato del ciudadano británico William A. Benton.

19 - III - 1914.

Reunión en el puerto de Veracruz entre el Secretario de Relaciones Exteriores del régimen huertista, Sr. José López Portillo y Rojas, con el Sr. John Lind.

30 - III - 1914.

Decreto del General Victoriano Huerta derogando la suspensión del pago de la deuda interna y externa, estableciendo que a partir del primero de abril se reanudarían dichos pagos.

Decreto que establece que las elecciones extraordinarias del primer domingo de julio serían directas.

1 - IV - 1914.

Apertura del periodo de sesiones del Congreso de la Unión y lectura, por parte del General Victoriano Huerta, de su Informe de gobierno.

2 - IV - 1914.

Las fuerzas constitucionalistas bajo el mando del General Francisco Villa, reconquistan la plaza de Torreón, Coahuila.

6 - IV - 1914.

John Lind abandona territorio mexicano.

Decreto del gobierno huertista declarando de utilidad pública nacional la conservación de los monumentos, edificios, iglesias y demás objetos artísticos e históricos existentes en la República Mexicana.

8 - IV - 1914.

Acuerdo del gobierno huertista retirando el permiso otorgado a George C. Carothers para que fungiera como Agente Consular Honorario de los Estados Unidos de Norteamérica en Torreón.

10 - V - 1914.

Detención en el puerto de Tampico, de un grupo de marinos de la tripulación del buque norteamericano Dolphin, por guardia militar portuaria huertista bajo el mando del Coronel Hinojosa, que finalmente sería usada de pretexto para generar un gravísimo conflicto diplomático entre los gobiernos mexicano y norteamericano que conduciría a la intervención militar norteamericana en el puerto de Veracruz.

14 - IV - 1914.

El presidente norteamericano Woodrow Wilson ordena la movilización militar rumbo a Veracruz.

21 - IV - 1914.

Desembarco en Veracruz de las fuerzas militares norteamericanas.

22 - IV - 1914.

Decreto del Congreso otorgando facultades extraordinarias en los ramos de Relaciones, Gobernación, Hacienda y Guerra al General Victoriano Huerta.

23 - IV - 1914.

El encargado de negocios del gobierno norteamericano en México, Sr. O´Shaughnessy abandona la ciudad de México con rumbo a Veracruz, dejando los asuntos propios de su función en manos del embajador británico Sr. Leonel Cardin.

Toma de Monterrey por las fuerzas constitucionalistas bajo el mando del General Pablo González.

24 - IV - 1914.

Inoportunas y desacertadas declaraciones del General Francisco Villa a la prensa norteamericana.

27 - IV - 1914.

Multitudinarias manifestaciones antinorteamericanas en la ciudad de México.

30 - IV - 1914.

Pacto de suspensión de hostilidades entre las fuerzas norteamericanas que ocupaban el puerto de Veracruz y las fuerzas militares huertistas.

1 - V - 1914.

Renuncia del Sr. José López Portillo y Rojas al cargo de Secretario de Relaciones.

Manifestación y mitin multitudinario organizado por la Casa del Obrero Mundial en la ciudad de México para conmemorar las luchas obreras en pro de las ocho horas de trabajo.

4 - V - 1914.

Las fuerzas constitucionalistas toman el puerto de Tampico.

8 - V - 1914.

Detención en Tacubaya del dirigente de la Casa del Obrero Mundial, Sr. Lic. Antonio Díaz Soto y Gama.

21 - V - 1914.

Toma de Saltillo, Coahuila por las fuerzas constitucionalistas comandadas por el General José Isabel Robles.

30 - V - 1914.

Manifiesto expedido en la ciudad de Torreón, Coahuila por el General Francisco Villa expresando su total lealtad a la causa constitucionalista.

7 - VI - 1914.

El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista Sr. Venustiano Carranza, establece en la ciudad de Saltillo, Coahuila su Cuartel General.

14 - VI - 1914.

Crisis en el seno del Ejército Constitucionalista por insubordinación de los Generales pertenecientes a la División del Norte.

23 - VI - 1914.

Toma de Zacatecas por las fuerzas comandadas por el General Francisco Villa que provoca la inevitable escisión en las filas constitucionalistas.

1 - VII - 1914.

Circular del Sr. Manuel Palafox, Secretario Particular del General Emiliano Zapata, dirigida a todos los Jefes de Armas del Ejército Libertador del Sur y Centro de la República Mexicana, recomendándoles no hacer ningún tipo de declaraciones que no hubiesen sido aprobadas por el Cuartel General del dicho ejército.

4 - VII - 1914.

Conferencias de Torreón organizadas por los elementos del Ejército Constitucionalista que buscaban la reconciliación entre el alto mando militar de la División del Norte y el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Sr. Venustiano Carranza.

5 - VII - 1914.

Celebración de las elecciones extraordinarias, celebradas bajo la modalidad del voto directo, para diputados, senadores, presidente y vicepresidente de la República.

8 - VII - 1914.

Toma de Guadalajara por las fuerzas constitucionalistas comandadas por el General Álvaro Obregón.

15 - VII - 1914.

Renuncia del General Victoriano Huerta a la presidencia interina de la República.

Nombramiento por la Cámara de Diputados del Sr. Francisco S. Carvajal, en ese entonces Secretario de Relaciones, como Presidente Interino de la República.

19 - VII - 1914.

Expedición por las fuerzas zapatistas del Acta de Ratificación del Plan de Ayala.

10 - VIII - 1914.

Decreto expedido por el General Emiliano Zapata concediendo amnistía a todas las tropas y oficiales que no fueran culpables de crímenes civiles.

13 - VIII - 1914.

Firma de los Tratados de Teoloyucan, en los cuales se fijan las condiciones para la entrega de la ciudad de México, así como la rendición y disolución del Ejército Federal.

Fueron los firmantes de este Tratado, por el Ejército Federal, el General Gustavo A. Salas y el Vicealmirante Othón P. Blanco, y por el Ejército Constitucionalista, los Generales Álvaro Obregón y Lucio Blanco.

Volver al Indice




BIBLIOTECA VIRTUAL ANTORCHA



Más de 450 títulos a tu disposición
Temas de literatura, historia, política, filosofia, derecho, pedagogia y psicologia.






ENTRA

HEMEROTECA VIRTUAL ANTORCHA



Varias colecciones de periodicos
Periódicos insurgentes
Periódicos del movimiento obrero mexicano del siglo XIX
Periódicos de la revolución mexicana
Revistas y periódicos libertarios




ENTRA

FONOTECA VIRTUAL ANTORCHA



Explicación y canciones del grupo de rock Antorcha
Conferencias y discusiones sobre temas diversos
Documentos sonoros libertarios



ENTRA

VIDEOTECA VIRTUAL ANTORCHA



Diversos actos y actividades, además de películas y documentales.



ENTRA

CATÁLOGO DE EDICIONES ANTORCHA



Catálogo de la Editorial Antorcha



ENTRA

MISCELÁNEA VIRTUAL ANTORCHA



Artículos de opinión



ENTRA

Ante la insistencia de algunos amigos y conocidos, ponemos un correo electrónico a través del cual puedes, si es tu deseo, entrar en contacto con nosotros.

Envíanos tu mensaje